01-28-2018
Sofía es So Fly!

En algún momento ella fue la Princesa Sofía y la música francesa la acompañaba allá alto haciendo aro. Sin embargo, desde hace algún tiempo se presenta en escena con su exquisito número de cintas, ella cierra cada noche la función del Circo  La Audacia y su imagen en el aire es realmente cautivante. Sofía Paolicchi, volando por el aire es So Fly, esa mezcla de vuelo y genialidad, esa combinación de fuerza y belleza.


De chica nunca imaginó estar trabajando en un Circo, sin embargo entre las sensaciones más hermosas de su infancia se encuentra esa que le provocó el ingreso a una carpa. Sofía tuvo la suerte de visitar, cuando era muy chica, los Circos que llegaban a la ciudad de Mar del Plata. Estar en el Circo junto a su familia dejó una marca y un sentimiento muy profundo.
Comenzó a entrenar acrobacia aérea hace más de 10 años, primero fue trapecio fijo, luego hizo trapecio a dúo, más tarde trapecio de vuelo sencillo y también trapecio volante con red. Y claro, también entrenó tela, cuerda lisa, aro y cintas.


Cada año, cuando llega diciembre  hay que armar la carpa. Un trabajo que requiere esfuerzo, paciencia y mucha energía. Son jornadas que arrancan cuando el sol recién sale y terminan a la noche; a veces llueve, otra veces el sol quema mucho y hay que apurar porque se viene la inauguración del Circo. Sofía, al igual que el resto de los integrantes del grupo, termina muy cansada, agotada; sin embargo, es un momento que ella disfruta y que describe como la parte más linda del Circo. Armar la Carpa, estar en escena haciendo lo que ama y el aplauso final del público, que se comparten en equipo, conforman para Sofía la trilogía de la felicidad.

¿Pero qué otra cosa representa el Circo La Audacia para So Fly?
Sin duda, este Circo es la posibilidad de trabajar de lo que ama, es poder hacerlo con amigos y con gente a la que quiere mucho, es como dice ella, el sueño de todo cirquero. Un sueño que de a poquito, con las funciones a la gorra que gustan a grandes y chicos, se ha convertido también en un sueño colectivo que crece.


Fotografía/Julia Paolicci

volver