09-30-2018
¿Por qué pedimos un espacio?

Sin esa posibilidad el proyecto no se puede llevar a cabo tal y como fue pensado. El Circo La Audacia nació con la idea de convertirse en una escuela de circo social y aspira a lograrlo muy pronto.

Hoy el Circo La Audacia es un espacio que ofrece espectáculos con acceso a la gorra, permitiendo que todos los niños y niñas puedan venir las veces que quieran a disfrutar del Circo. Al mismo tiempo es un espacio que revaloriza el trabajo de los artistas que se presentan en la Carpa y que rescata la esencia del Circo tradicional.

Pero además, el Circo La Audacia quiere  ser una escuela de circo para niños, niñas y jóvenes que no tienen la posibilidad de acceder a esta experiencia.  Porque el Circo, además de ser una disciplina atractiva para el público; es una poderosa herramienta de transformación social. 

Bien podría el Circo La Audacia presentarse en el gimnasio de una escuela, en una plaza, en un galpón. Pero es un Circo. Un Circo que intenta rescatar la tradición de los Circos que llegaban a los pueblos, esa que logra transportar a la infancia al público de mayor edad.

Es un Circo, los circos funcionan en una Carpa.
Y las Carpas de Circo necesitan espacios adecuados para brindar actividades.

En una coyuntura donde ante la falta de presupuesto se recorta la salud, la educación y la cultura, consideramos que un proyecto de estas características -que como se habrán dado cuenta no afecta ningún presupuesto estatal, porque aprendió a autogestionarse- que funciona con entrada a la gorra, que recibe a los niños y niñas de comedores y espacios infantiles, que no discrimina ni se reserva el derecho de admisión, debe seguir. Un Circo que ha ido creciendo en calidad artística y que quiere seguir sumando propuestas. En este contexto, consideramos que un espacio de estas características debe ser revalorizado, cuidado y protegido.

 

Permitirle al Circo La Audacia la continuidad de sus actividades es proteger nuestra Cultura.

volver